sobre-25.png

Nuestro Programa de Lectoescritura infantil Método LeTo es una actividad de animación a la lectura que tiene como finalidad el desarrollo de una sólida comprensión textual y de un pensamiento espontáneo y genuino, que se forja en el encuentro de la imaginación con el razonamiento. Se promueve la adquisición de habilidades expresivas, que constituyen el cauce para la consolidación de esa apertura. La riqueza sintáctica y léxica permite a la  persona conceptualizar, nombrar y entender tanto el mundo que la rodea como a sí misma. 
 

El lenguaje y las palabras son una herramienta de acción, la más poderosa con que cuenta el individuo en
una sociedad avanzada.  Por este motivo, las actividades del programa se conciben dentro de un marco grupal
y dialéctico, rico en dinámicas de participación, en el que el niño cultiva una comunicación transparente
y desprejuiciada, ávida de matices, con el entorno. A resultas de todo ello la socialización se vuelve un proceso
más gratificante y plástico, al que no se está expuesto de manera arbitraria e incomprensible. El dominio del lenguaje fundamenta la autonomía del niño y sienta las bases de futuras destrezas, como un buen liderazgo
o la capacidad de aprender por sí mismo, alentado por una curiosidad que no encuentra obstáculos en las
palabras, sino signos repletos de información.  


Asimismo, cabe señalar que la ventaja del Programa radica en su espíritu lúdico y distendido. No realizamos
una instrucción formal en el sentido estricto del concepto. Nuestra labor consiste en fomentar una predisposición
a través de experiencias de lectura y diálogo, así como otras dinámicas complementarias que sitúen el libro en el eje de sus intereses. La rúbrica de nuestro trabajo no descansa sobre pruebas y tests, sino sobre la observación
que las propias familias pueden hacer de sus hijos y que, a menudo, constituye la evidencia incuestionable del poder transformador de la educación. 

 


Desarrollo adecuado de la lectoescritura, soporte fundamental del éxito
académico y de un aprendizaje fluido y gratificante.   

Mejora de la competencia lingüística: adquisición de léxico y enriquecimiento de la expresión verbal. 

Fomento de habilidades sociales y comunicativas, que repercuten positivamente en la socialización.

Educación emocional.

Formación de futuros lectores, autónomos y entusiastas.   

BENEFICIOS DEL PROGRAMA

ASÍ SON NUESTRAS SESIONES

Educación Infantil

Los libros no muerden y, además, ¡no son adornos! Los niños deben sentir el libro como algo cercano y accesible. No importa que aún no identifiquen las letras; comprenden los dibujos y la imaginación hace el resto. A esta edad, correspondiente a la etapa preoperacional, el niño comienza a comprender lo que significa ponerse en el lugar de los demás y utiliza objetos de carácter simbólico para abarcar de manera lógica el mundo que le rodea. En cambio, el carácter egocéntrico sigue presente en este período y ello dificulta la capacidad requerida para llegar a dominar el concepto de lo “abstracto” presente en la literatura. Por este motivo, entre otros característicos de la edad, es muy importante la figura de un mediador de lectura adecuadamente formado que ayude y guíe al niño a lo largo del proceso de adquisición del hábito lector.

En la primera parte de cada sesión los niños se acercan libremente  a los materiales y los exploran con el tacto, la vista, el olfato. Expresan sus intuiciones e ideas y las comparten con sus compañeros. Siguiendo el modelo Montessori, los libros se sitúan en zonas de fácil acceso, y así la biblioteca escolar se convierte en un espacio dinámico, lleno de posibilidades. Posteriormente, mediante la lectura dialógica, se trabaja la comprensión lectora y la adquisición de vocabulario. Se sumerge al niño en una atmósfera de concentración y de aprecio al detalle: las palabras, las imágenes o los sonidos de la propia voz y de los compañeros componen una sinfonía agradable y estimulante. Al final de cada sesión, se realiza una actividad de creatividad manual que imbrica el aprendizaje lector en ámbitos concretos. Así, la experiencia de lectura se convierte en un acontecimiento integral en la formación del infante. 

Educación Primaria

En las edades que comprenden estas sesiones los niños ya saben leer. Reconocen todas las letras y tienen cierta fluidez en la lectura. Se abandona la etapa del álbum ilustrado como medio principal de acceso a la literatura y se comienza a leer historias enmarcadas en el formato del libro tradicional. Durante estas sesiones todos los niños leen en voz alta y la coordinadora colabora también de forma activa en el proceso, ayudando a fijar aspectos como la pronunciación o la manera de entonar (prosodia).
 

Asimismo, mediante la gamificación, se trabajan especialmente la comprensión y la apropiación del texto por parte del alumno, que llega a ser capaz de dialogar fructíferamente con el discurso del autor. Todo ello enriquece su competencia comunicativa y consolida el empleo de la palabra como medio para explicarse a sí mismo y para interactuar con el mundo en unas condiciones ventajosas. Por otro lado, al estar el aprendizaje firmemente ligado a la capacidad de leer y escuchar, de razonar verbalmente y de manejar ideas abstractas, se dota al alumno de herramientas y recursos que le permiten avanzar con solvencia en las distintas etapas del currículum escolar. 
 

A medida que avanza la escuela primaria, el niño llega a saber leer y entonar sin dificultad. La comprensión y la asimilación de la información se sostienen ya sobre unos pilares sólidos. Por lo tanto, las metas se vuelven más ambiciosas y, a la vez que se continúa fomentando el amor a la lectura, se potencia y amplía su nivel cultural y se desarrolla su pensamiento crítico. En los coloquios se debaten múltiples cuestiones concernientes al texto: posibles giros narrativos, cambio de roles, valores, empatía… Se hace énfasis en la adquisición de vocabulario y en el fortalecimiento de la expresión oral. 
 

Además, descubrimos que el valor de un libro no lo fija su extensión y que los álbumes ilustrados no tienen límite de edad. En definitiva, se moldea y educa un sentido del gusto y se ponen las primeras semillas de una inquietud estética que ha de resultar vigorizante en el plano intelectual, pues, dado que el mundo es un torrente de signos visuales y lingüísticos que no nos abandona ni siquiera cuando estamos dormidos, aprender a descifrarlos nos lleva a averiguar qué papel ocupamos en el mismo. 

Educación Secundaria y Bachillerato

¡Cuánto camino recorrido! Hemos experimentado aspectos muy diversos de la lectura y conocido numerosos géneros literarios (poesía, teatro, cuento, novela, cómic, novela gráfica…). Ahora sabemos que todo lo que aparece en un libro nos dice algo (colores, tipografía, ilustraciones…) y disfrutamos, entre otras cosas, de la ironía y el humor, de las hipérboles y de las metáforas. 
 

Damos voz a nuestros jóvenes permitiendo que se involucren en la selección de los títulos que se abordarán a lo largo de las sesiones, y se les enseña a paladear los aspectos distintivos del lenguaje literario (evitando, en todo caso, transitar por las sendas a menudo disuasorias de la educación formal). Se les facilitan recursos que les ayudan a escoger adecuadamente sus lecturas y a adquirir un criterio independiente y expeditivo. 
 

En plena apertura a la vida adulta, su cabeza se llena de ideas, inquietudes y nuevas perspectivas, por lo que la lectura se convierte en un aliado inmejorable. Los libros proporcionan un sinfín de mundos posibles en los que el intelecto juvenil se proyecta y re-crea, de tal forma que encuentra respuestas y argumentos a sus inacabables demandas de sentido; con ello se da también salida a su torrencial cauce de emociones, que son examinadas y valoradas en orden a convertirlas en un patrimonio individual, antes que en un problema de difícil gestión. 
 

En paralelo, se auspicia la conversación y el debate y se instruye en el difícil arte de la dialéctica y de la oratoria. Nuestra propuesta quiere contribuir a la formación de ciudadanos perspicaces, llenos de audacia y con conciencia de liderazgo; personas que a través de las palabras encuentran una posición privilegiada para sí mismos y desarrollan una inventiva de gran ayuda en todos los órdenes personales, académicos y profesionales, sean cuales sean. 

 
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco